Seis técnicas esenciales de marketing para emprendedores ocupados - Manija Digital | Branding y Marketing Seis técnicas esenciales de marketing para emprendedores ocupados - Manija Digital | Branding y Marketing

Seis técnicas esenciales de marketing para emprendedores ocupados

Seis técnicas esenciales de marketing para emprendedores ocupados

Seamos honestos, ¿quién tiene tiempo para ocuparse del marketing cuando se maneja un negocio?
Emprender de por sí es demasiado trabajo como para ocuparse también de las relaciones públicas, los blogs, las redes sociales y todo lo demás, que es un trabajo en sí mismo.
Pero si querés seguir atrayendo clientes y vencer a la competencia, el marketing siempre debe ser una prioridad. Sin embargo no tenés que volverte loco. Los emprendedores con poco tiempo pueden enfocarse en las siguientes técnicas esenciales de marketing que les darán el máximo rendimiento por menos tiempo y esfuerzo.

1. Encontrá un nicho y abrazalo

El trabajo independiente se vuelve mucho más fácil cuando encontrás una especialidad, la hacés parte de tu ser, la vivís, la respirás, y te volvés un experto en ese campo. ¿Hay algún sector específico en el que realmente disfrutes trabajar? ¿O un servicio que brindes que realmente te haga saltar de la cama por la mañana?
Porque si te apasiona lo que hacés y para quién lo hacés, el marketing se convertirá en una brisa. El viaje de atraer clientes a ganarlos es mucho más claro. Sabés con quién estás hablando y cómo podés convencerlos para que te contraten. Aún mejor, tu amor por el campo de tu elección brillará a través de lo que comunicás, y eso es contagioso.

En una entrevista a Will Smith, durante la promoción de la comedia romántica «Hitch», le preguntaron cómo atraía a otras personas (ya que él interpretaba a un especialista en citas). Su respuesta fue: «Tenés que ser la persona que querés atraer». Con las sabias palabras de Will en mente, intentá convertirte en lo que más querés para tu negocio.

Una advertencia: el anclarte puede cerrar algunas puertas. Pero el marketing siempre tiene más posibilidades de funcionar cuando te desenvolvés en un área específica o desempeñás cierta especialidad. La gente quiere expertos, no generalistas.

2. Transmití experiencia y confianza con coherencia

Cuando los clientes buscan contratar a alguien, quieren quedarse tranquilos de que es confiable, profesional, y sabe lo que está haciendo. ¿Cómo los convencés? Si no tenés un sitio web, un blog y redes sociales que sean consistentes con un contenido de calidad que respalda tu nicho y especialidad, no transmitirás confianza.

Después de todo, no querés que Mr. Bean salve el mundo. Querés un superhéroe fuerte, seguro y confiable, uno que mires y pienses, sí, esta persona vivirá para luchar otro día.

Podés compartir tu enfoque a través del contenido, elaborando publicaciones para el blog que muestren tu expertise y atraigan clientes potenciales a través de los buscadores. También transmitís credibilidad si agregás imágenes y videos en tu feed de Instagram que se relacionen con tu sector, y que coincidan con lo que está en tu web. Seguí influencers relevantes en Twitter y retuiteá sus actualizaciones.

Para comenzar con tu propio contenido, creá un calendario editorial usando una herramienta gratuita como Trello y agregá listas de tareas para cada canal. Por ejemplo, 'Blog', 'Twitter' e 'Instagram'. Luego debés incluir recordatorios diarios o semanales para poner tu plan en acción. Porque no hay nada peor que visitar un sitio y descubrir que el blog está desactualizado o han pasado tres meses desde que tuiteaste.

Recordá: la consistencia transmite confianza, y la gente ama hacer negocios con aquellos que les apasiona lo que hacen, y claramente saben lo que están haciendo.


Seis técnicas esenciales de marketing para emprendedores ocupados

3. Asegurate de que tu página web convierta y actualizala continuamente

¿De qué sirve gastar tanto tiempo y energía en el marketing si las personas llegan a tu web y se marchan de inmediato? En varias oportunidades en este blog señalé que no hay excusa para no tener una web en estos días. Al margen los gestores de contenido totalmente gratuitos, tener tu propia web es más accesible que nunca, ya sea que elijas un constructor de web pago o le confíes a un profesional el diseño a medida.

Una vez que esté funcionando, podés consultar analíticas web para ver si los visitantes están convirtiendo o abandonando ciertas páginas. Podés echar un vistazo a cómo se están presentando y ajustarlas en consecuencia. Al tener este enfoque ágil e iterativo, podés seguir mejorando tu sitio hasta que funcione como querés. Tu web nunca debería dejar de evolucionar de todos modos. Deberías verla como una parte viva de tu negocio que respira y que constantemente necesita atención.

4. Hacé un esfuerzo por conseguir testimonios

Nada funciona mejor que una gran reseña de una fuente creíble. Un testimonio de un cliente satisfecho hará maravillas y atraerá más clientes, así que agregá recomendaciones en tu web. Salpicá algunos en tu página de inicio. Escribí sobre proyectos exitosos en tu blog, y agregá el comentario del cliente involucrado.

También conseguí al menos ocho reseñas en Google Maps. Aumentará tu SEO LOCAL, lo que ayudará a vencer a tu competencia en las palabras clave elegidas.



Descarga gratis el ebook: «La Guía Definitiva para Crear una Marca Original y Maravillosa»

La Guía Definitiva para Crear una Marca Original y Maravillosa

Descubre cómo construir una marca a través de una serie de pasos que te ayudarán a:

✓ Determinar tu público objetivo.
✓ Establecer tu misión.
✓ Investigar a la competencia.
✓ Resumir los principales beneficios de tu marca.
✓ Crear un logotipo y un eslogan.
✓ Crear un mensaje de marca y un elevator pitch.
✓ Conocer las acciones de marketing que te ayudarán a crecer.

Entre muchas otras estrategias para lograr lucirte con una marca que maraville y triunfe.



5. Mandá una newsletter mensual

Un boletín periódico es una excelente manera de mantenerte en contacto con los clientes existentes, así como con los potenciales. Podés compartir tus últimos proyectos, hablar sobre los logros recientes y, lo que es más importante, recordarles a las personas que existís. Por ejemplo yo uso Mailrelay que es gratuito para quienes tienen menos de 3.000 suscriptores y es muy recomendable, podés mandar hasta 15.000 emails mensuales, y cuenta con autorespondedores; funciona perfecto para una estrategia de email marketing.

6. Ofrecé tu expertise en otros canales

Tenés tu lugar y estás creando un contenido excelente para mostrar tu especialidad. Estás activo en las redes sociales y tu web se ve increíble, y todo lo que estás publicando es coherente y exuda confianza. Ahora es el momento de explorar otros canales que te ayuden a compartir tus habilidades y conocimientos con una audiencia más amplia.

¿Consideraste hablar en público? Habrá un montón de eventos en tu ciudad. Echá un vistazo a Meetup.com como punto de partida y sé voluntario para hablar en algo. O tal vez podés organizar un workshop para brindar una capacitación a tu público objetivo. A través de plataformas como Eventbrite es muy fácil difundirlo. ¿O qué te parece ponerte en contacto con un periodista de un medio relevante y solicitar una entrevista u ofrecerte como comentarista experto?

Pensá en el tipo de lugares donde podrían estar activos tus clientes potenciales. El tipo de revistas que leen. Las redes sociales de las que aman ser parte. Llegá a ellos e impresionalos convirtiéndote en un líder de opinión, la persona a quien recurrir en un campo de especialización. No seas tímido. Salí a la palestra, extendé tu marketing a estos canales más amplios, y obtendrás un gran número de clientes nuevos en poco tiempo.

¿Necesitás ayuda con tu plan de marketing?, contactanos →, encantados vamos a ponernos en acción.

También podés seguirnos en Instagram →, donde ofrecemos más contenido de valor para que logres tus objetivos.

Espero que este post te haya resultado de utilidad para crear contenido que conquiste a tu audiencia. Te invito a que lo compartas en tus redes sociales para que a más personas los ayude.
¡Hasta la próxima!